Descalzos en el desierto

Recorrimos el campo de dunas más grande de Chile, llegando a los 1.000 metros sobre el nivel del mar. Dos horas y media de caminata, bajo la luz de la luna.

Texto y fotos: Paulina Pérez.

La naturaleza ha premiado a nuestro país con maravillas poco existentes a nivel mundial. Desierto, mar, cordilleras, salares, bosques nativos, flora y fauna, en el lugar más árido del mundo; glaciares, cielos. La magia de Chile es tan extensa que nada tiene que envidiarle a otros países. Una de las grandes características, y que no todo país posee, es la oportunidad de amanecer en la montaña y terminar el día disfrutando el atardecer en la playa.

Bajo estas premisas es donde Chillitrip y Copayapu Travel, forman líneas, se unen y conforman una de las principales agencias de turismo sustentable de la Región de Atacama. Con excelente calificación en las redes sociales, estos preparados guías, nos enseñan, culturizan y educan sobre la magia de esta Región.

Destacando su preocupación por la seguridad, conocimiento y cercanía con sus clientes, nos llevaron a una caminata en el desierto, bajo la luna llena. Específicamente entre Caldera y Copiapó, límite sur del desierto de Atacama. Después de unas dos horas y media de trayecto, llegamos a la cumbre de la duna ‘La Ballena’, ubicado en el sector medio del llamado ‘mar de dunas’, a unos 1.000 metros sobre el nivel del mar (msnm).

Es una caminata agradable, mágica y espiritual. Al llegar al punto más alto de nuestra expedición, nos aconsejan sacarnos los zapatos y disfrutar de la arena fría en conexión con nuestros antepasados. Recordemos que muchos pueblos nativos caminaron también, por esos senderos, guiados por las constelaciones. Nosotros en cambio, contábamos con un GPS especial para nuestra ruta. No obstante, antes de cada caminata, nuestros guías revisan cada detalle como único, preocupándose por la seguridad y la plena armonía con el medio ambiente.

La posibilidad de caminar en el desierto bajo la luz de la luna, crea un ambiente de experimentar la existencia de nuestro ser con la naturaleza. “Es el desafío de caminar con la arena cuesta arriba, contemplando el paisaje de noche, el frío, las estrellas y la camanchaca”, comenta Carlos Pizarro, de Chillitrip.

Para aquellos que nunca habían escuchado, la palabra ‘Camanchaca’ proviene del Aimara (kamanchaka), que significa ‘oscuridad’. Es lo que mantiene al desierto vivo y hace posible la existencia de la flora y fauna del desierto, cambiando completamente la humedad relativa del aire, llegando a un 90% o más.

Muchos turistas no lo saben, pero la flora y fauna de la Región de Atacama es un ecosistema único en su especie, y a nivel internacional, es reconocida por lo mismo. Reptiles, zorros, pequeños roedores y aves, lograron evolucionar y cohabitar, en el desierto más árido del mundo. Aun así, no están exentos de factores que amenazan su existencia. El desarrollo industrial de Chile, creación de nuevos caminos, eventos deportivos masivos e incluso perros asilverados, que llegan después del cierre de alguna faena minera, hacen que este ecosistema, esté en constante peligro.

El desierto de Atacama acoge al campo de dunas más grande de Chile, con unos 330 kilómetros cuadrados de arena. La cumbre del medanoso, es la duna más alta de Chile, con unos 1640 msnm. Son dunas fósiles remanentes del pleistoceno y mioceno, respectivamente. Eran arenas de río que fueron erosionando en tiempos antiguos, quedando expuestas y formando lo que hoy conocemos como dunas.

El frío y la humedad es apreciable en la mayor parte del trayecto, por tal motivo, es necesario tener un equipamiento adecuado a la subida del sendero. No es difícil, ni tampoco peligroso, pero siempre es mejor mantener la seguridad y subir acompañado de un guía experto.

Lugares como éste son los que debemos conocer, apreciar y valorar. Es por eso que, los invitamos a recorrer nuestra hermosa tierra desértica, recordando que, Chile fue catalogado como el destino turístico del 2018 por uno de los libros más importante de los trotamundos, el ‘Lonely Planet’.

Chile mágico, desierto inolvidable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *